More Website Templates @ Burinf.es - Noviembre, 2017!

Cómo iniciar un procedimiento penal (I) - La denuncia

En este post y en los dos siguientes vamos a exponer las distintas maneras que tenemos de iniciar un proceso penal por la posible comisión de un delito.

Hoy comentamos la “Denuncia”.


¿Dónde está regulada?

Se regula en los artículos 259 a 269 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.


¿Qué es una denuncia?

Es el acto por el que se da conocimiento a la autoridad competente de la existencia de unos hechos que pudieran ser constitutivos de infracción penal.


Image 1

¿Ante qué autoridad competente interpongo la denuncia?

1. Ante los Juzgados de Instrucción.

Una vez presentes la denuncia, seguidamente éstos iniciarán las correspondientes diligencias de comprobación del hecho denunciado; es decir si hay verdaderamente hay delito o si la denuncia refleja unos hechos manifiestamente falsos (el archivo de la causa por este motivo podría motivar el iniciar un nuevo procedimiento por denuncia falsa, artículo 456 del Código Penal).

2. Ante el Ministerio Fiscal.

No es la principal función del Ministerio Fiscal el recibir denuncias, pero en el caso de recibirlas, obrará enviando la misma a la autoridad judicial competente, decretará su archivo o procederá al esclarecimiento de los hechos denunciados y ordenará realizar determinadas diligencias.

Si transcurrido un plazo significativo, el Ministerio Fiscal ve indicios claros sobre la comisión de delito, el Fiscal procederá a formular la oportuna denuncia o querella ante la autoridad judicial; si el resultado fuera negativo se acordará el oportuno archivo de la causa.

3. Ante la Policía o la Guardia Civil.

Podemos interponer la denuncia ante cualquier puesto o dependencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Las diligencias llevadas a cabo por la policía en averiguación del delito se recogen en un atestado realizado por éstos, y una vez concluido será presentado ante la autoridad judicial (artículo 297 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) que serán los encargados de llevar el procedimiento oportuno.

¿Quién tiene el deber de denunciar?

El deber es de todo ciudadano que tiene conocimiento de la perpetración de un delito, debe ponerlo en conocimiento de la autoridad competente o de sus agentes.

El artículo 262 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal prevé una obligación específica de presentar denuncia a los que por razón de sus cargos, profesiones u oficios tuvieran noticia de algún delito público.


¿Cuál es el contenido mínimo de una denuncia?

Las denuncias pueden hacerse de forma escrita o de palabra, personalmente o por medio de mandatario con poder especial, lo recoge el artículo 265 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

En el caso de ser escrita, el denunciante debe firmarla; y si no pudiera hacerlo él mismo, mandará a otra persona hacerlo a su ruego y así el funcionario o autoridad que la reciban deberán rubricar y sellar todas las hojas para poder presentarlas.

En el otro supuesto, denuncia verbal, se extenderá un acta por la autoridad o funcionario que la recibiere, en la que, en forma de declaración, se expresarán cuantas noticias tenga el denunciante relativas al hecho denunciado y sus circunstancias, firmando el atestado ambos a continuación.


Image 1

3ª DE OFICIO POR EL PROPIO JUEZ INSTRUCTOR.

La iniciación del proceso penal de oficio por el juez, está reservada a aquellos delitos clasificados por el Código Penal como de carácter público. Si el juez toma conocimiento de la “notitia criminis”, está obligado a poner en marcha una investigación penal sobre los hechos ocurridos (artículo 303 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal).

Por lo tanto, la noticia de la comisión de un hecho delictivo no llega al juzgado en forma de querella o denuncia previa, esto es lo que se denomina “conocimiento de oficio”. Los modos más relevantes de conocimiento directo por el juez son:

1. Voz pública.

Es la difusión de la opinión de que se ha cometido un determinado delito por una persona.

2. Notoriedad.

Es la admisión por parte de la generalidad de personas del lugar que se ha cometido un delito.

3. Flagrancia.

Se comete el delito y el órgano judicial está presente en ese mismo momento.

4. Confidencia.

¿Sería el juez el que ejercería la acción penal?

El artículo 102.3 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal prohíbe el ejercicio de la acción penal a los Jueces y Magistrados.

Esta forma de iniciar el proceso penal, de oficio, no significa que sea el juez el que ejerza la acción penal porque se vulneraría el principio acusatorio. Deben darse una serie de requisitos, que son que un acusador particular o popular sostenga la acusación o que sea el Ministerio Fiscal el que sostenga la acusación como acusador público.